Montes de Asturias

Etapa 2: Pto. Lapice - Daimiel

DATOS DE LA ETAPA:

Pto Lapice: Estar en la Venta de D. Quijote, edificio del iglo XVIII, y la plaza Mayor, porticada

Villarrubia de los Ojos: Plaza de Los Patos y al lado la Iglesia de la Asuncion . Dar una vuelta por la Plaza de la Constitución con el edificio del Ayuntamiento, y en una esquina de la plaza se alza la Torre del Reloj. En una calle cercana está la Casa solariega del siglo XVIII de los Sanchez-Jijon, con escudo heráldico.(los jijones).

Tablas de Daimiel Hacer al menos uno de los recorridos a pie, no se puede ir en bici. Nosotros hicimos el recorrido Rojo, de 1600m. Visitar, si se puede, el molino Molemocho.

Daimiel: Admirar en la Iglesia de Sta Maria la fachada sur del S.XV . Al lado está la Plaza Mayor porticada, donde se encuentra el olivo milenario

Comer: "Pisto manchego" con vino blanco de la tierra.

Dormir: Hotel Daymiel. Sitio para guardar las bicis. Un poco alejado del cenro.

Saliendo del hotel lo primero que encontramos es la Plaza Mayor de Puerto Lapice. Plaza porticada. Tiene un piso superior por el que se puede andar .

Fachada de la Plaza Mayor de Puerto Lapice.

En el interior de la plaz hay varios bares y si fuese otra hora, tomaríamos algo, seguro!.

Interior de la Plaza Mayor de Puerto Lapice

Despues de la batalla de ayer con los molinos de viento de Consuegra, hoy nos ponemos de nuevo en camino y "descubrimos" esta venta llamada de Don Quijote.

La Venta de don Quijote.

En principio nos parecio "un castillo"; luego, hablamos con el ventero y nos sirvio el desayuno. Después de pagar, le dimos las gracias por el servicio. Satisfechos, y en el interior de la Venta, del s. XVIII, sacamos una foto con el reclamo turístico más fotografiado de toda la ruta, ya que nosotros no íbamos a ser menos!

Don Quijote en "su Venta".

Buscando nuevas aventuras, pasamos al lado de la iglesia de Ntra. Sra. del Buen Consejo, al tomar el camino de Puerto Lapice a Las Labores. Rodamos muy fácil por asfalto sin tráfico. Como a 2km nos salimos un poco del camino para visitar la ermita de S. Isidro, con sonada fiesta el 15 de mayo día del santo.

Ermita de San Isidro.

Continuamos entre plantaciones de almendros y olivos, mayoritariamente en un terreno sumamente pedregoso. Nos llama la atención cómo puede dar fruto una tierra que es un enorme pedregal.

La tierra de cultivo.

En el rodar por estas tierras hacia el pueblo de Las Labores, vemos alguna señalización de la ruta oficial de D. Quijote.

Rodando hacia el pueblo de Las Labores.

Llegando a Las Labores, nos topamos con la carretera CM-4120 a Villarrubia de los Ojos, que es uno de nuestros destinos, pero decidimos cruzarla entrar en el pueblo, no sin antes volver a admirar los trabajos de vendimia que son una constante del recorrido.

Epoca de vendimia

La entrada en el pueblo de Las Labores la hicimos por el camino de la Alcoholera, con referencia a las instalaciones de Pernod Ricard. Así entramos en la plaza Mayor

Plaza Mayor de Las Labores en obras.

Visto el pueblo, salimos de nuevo a la carretera hacia Villarrubia de los Ojos. Es una gran recta con poco tráfico y arcén estrecho, y los vehiculos que encuentras van a "toda" que te mueven. Cuidadín.

Por la CM-4120

La alargada entraada a Villarrubia de los Ojos nos llevó a la zona centro, topándonos con la Plaza de los Patos donde en un lateral se encuentra la Iglesia de la Asunción.

Plaza de los Patos e iglesia de la Asunción

Como se encontraba abierta, entramos a ver el interior de la iglesia de la Asunción.

Interior de la iglesia de la Asunción.

Luego nos desplazamos muy cerca, al centro neurálgico de la villa que es la Plaza de la Constitución. En uno de los lados de esta plaza está el Ayuntamiento.

Edificio del Ayuntamiento.

Sin salir de esta plaza, en una esquina, se encuentra la Torre del Reloj, que es una de las referencias culturales del lugar..

La Torre del Reloj.

Antes de marchar, pasamos por uno de los edificios emblemáticos de la villa, como es la casa solariega de los Sanchez-Jijon (las dos con "j",según lo leí), con escudo heráldico en la fachada.

Casa solariega de los Sanchez-Jijon.

La salida de Villarrubia la hacemos por el camino asfaltado a Daimiel. Coincidimos con señales del Camino Natural del Guadiana, GR114. Con esta tranquila carretera atravesamos una extensión enorme de viñedos, de las mayores que hemos visto; nos abrimos paso entre los cultivos camino de las Tablas de Daimiel.

Enorme extensión de viñedos.

Con el paso de algunos km, vemos una extensión de "turberas", con los avisos de "precaución" ya que son susceptibles de autocombustión, por lo que pueden arder expontaneamente de forma natural.

Paisaje de turbas.

Después apreciamos otro cultivo de la zona, un melonar

Melonar.

Ya hemos llegado a las Tablas de Dimiel. Unos carteles del Parque Nacional nos indican los recorridos posibles con distancias y tiempos aproximados distinguidos por colores. Por tener que cuidar de nuestras monturas, ya que está prohibido ir en bicicleta, hemos decidido hacer la aventura roja de 1600m de longitud.

Sin salirse del camino.

Las Tablas se forman por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Cigüela, éste es un rio estacional y salobre, en su mestizaje al ser el terreno muy plano. En esta ocasión la zona estaba seca.

Lecho de una Tabla de Daimiel.

Luego de hacer el recorrido por el observatorio de las Tablas, fuimos al restaurado molino Molemocho, que se encuentra al lado.

En el molino Molemocho.

Es impresionante la dimension del molino, que conserva su maquinaria en funcionamiento en las visitas guiadas.

Interior del molino Molemocho.

Daimiel está cerca, así que nos vamos directamente para allá. La carretera es estrecha y sin arcén. Ponemos de referencia la iglesia de Santa María a la que llegamos sin más. Está cerrada y vemos la fachada sur del S.XIV. Esta fachada da para una plaza con algunas terrazas con una sombra extraordinaria que aprovechamos para descansar y tomar un refrigerio.

Fachada sur de Sta. Maria en Daimiel

Estamos en la plaza Mayor de Daimiel. Plaza porticada con mucho ambiente. En uno de los lados está el "olivo milenario", que parece fue plantado por los arabes, y que es una referencia. Desde aquí, con el desplazamiento al hotel damos por finaizada la aventura quijotesca de hoy.

Olivo milenario de Daimiel